General

Croacia, un país en el que la rica herencia cultural no se descubre solamente dentro de los numerosos museos e iglesias que, hoy por hoy, son monumentos de la más alta categoría e inevitable capítulo en la lista de la herencia cultural del mundo reconocida por la UNESCO, sino que, al contrario, es un lugar mágico en la región del Mediterráneo en el que la más breve caminata se convierte en el descenso por las antiguas escalinatas de una rica y gloriosa historia.

¿Sabías que ….

…Croacia es un país con una gran riqueza cultural y natural? Tiene 7 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad, 8 parques nacionales y 11 parques naturales.

…Croacia fue reconocida como el destino europeo más atractivo y con mejor relación calidad/precio en el 2007 por la asociación de tour operadores europeos?

Lugares que no te debes perder

Zagreb

Zagreb es una vieja ciudad centroeuropea. Durante siglos se estaba desarrollando como un centro rico en cultura y ciencia y fuerte en comercio y economía. Está situado en el cruce de carreteras importantes entre la costa adriática y centro de Europa. En 1991, cuando el pueblo croata alcanzó su independencia estatal, Zagreb se convierte en la capital, centro político y administrativo de la República Croata. Zagreb es también un centro de negocios, centro universitario, ciudad de cultura, arte y entretenimiento. Muchos científicos, famosos artistas y deportistas provienen y viven en Zagreb. Zagreb ofrece a sus visitantes el ambiente barroco de Gornji grad (Ciudad Alta), pintorescos mercados abiertos, diversidad de tiendas, una oferta abundante de artesanías y deliciosa cocina casera. Zagreb es la ciudad de parques y paseos verdes con numerosos lugares para hacer excursión en los preciosos alrededores. Zagreb entra en el tercer milenio como la ciudad de un millón de corazones. A pesar del rápido desarrollo de la economía y el tráfico, conservó su belleza y su ambiente bullicioso particular que lo hace una ciudad justamente hecha a medida del ser humano.

Zadar

La trama urbana de su ciudad vieja data de la época romana, cuando fue fortificada y se construyeron sus murallas, torres y puertas de entrada, aunque la forma actual proviene de la Edad Media. Durante siglos, esta ciudad costera fue la capital de Dalmacia (región geográfica que comprende algo más de la mitad de la costa adriática croata). Durante la II Guerra Mundial sufrió grandes destrozos por los bombardeos, pero con el tiempo se ha ido reconstruyendo. Los principales puntos de interés de Zadar los encontramos en sus iglesias, especialmente en la iglesia de San Donato, un enorme edificio circular construido en el s. IX en estilo pre-románico (de ese periodo es la estructura más importante que se conserva en Dalmacia). Está construida sobre el antiguo foro romano, el más grande a este lado del Adriático. Fuera de la iglesia se puede ver una columna romana que se usó en la Edad Media para encadenar reos y dejarlos expuestos a la mofa y befa de los que pasaran por allí. Cerca de aquí tenemos la Catedral de Sta. Anastasia, basílica románica de los siglos XII a XIII que es la mayor catedral de Dalmacia. Enfrente de ella está la iglesia de Sta. María, con un bonito campanario románico de principios del s. XII. Y hay varias más, como las de San Crisógono o San Francisco. Otros puntos de interés son las murallas (en algún punto se puede subir a lo alto para tener buenas vistas), las viejas puertas de la ciudad (entre ellas destacan la Puerta de la Ciudad y la Puerta del Puerto, ambas del s. XVI), las plazas de los tres y cinco pozos, y varios palacios y villas de interés histórico. Por último citar el Órgano Marino (morske orgulje), un curioso elemento arquitectónico único en el mundo. Fue construido en 2005 sobre el muelle y está formado por un conjunto de sencillos pero elegantes escalones de mármol bajo los cuales hay 35 tubos afinados musicalmente con pequeñas oberturas al paseo marítimo. El movimiento de las olas del mar empuja el aire a través de los tubos y, dependiendo del tamaño y velocidad de la ola, suenan diferentes notas musicales, creando así sonidos armónicos aleatorios. Vale la pena sentarse en estos escalones y disfrutar de la vista sobre las islas vecinas mientras escuchamos este original órgano tocado por el mar (escucha como suena el Órgano Marino). Curiosamente, el famoso director de cine Alfred Hitchcock dijo una vez que la puesta de sol más bonita del mundo se podía ver desde este punto de Zadar.

Trogir

El casco histórico de esta armoniosa ciudad, inscrita en el Registro del Patrimonio Cultural de la Humanidad,  es una de las concentraciones urbanas más bellas del Adriático. Recorrer Trogir, que existe en este espacio desde el siglo III, es una experiencia especial, aunque su parte central mida solamente 750 pasos, tal como una vez la midiera el antiguo historiador Pavao Andreis. Hasta nuestros días se conserva en el convento de San Nicolás un relieve del dios griego Kairos, dios del momento feliz, el cual se presentaba una vez en la  vida de los hombres dándoles la oportunidad de que lo “agarraran por un mechón”. En las estrechas callejuelas de piedra de la ciudad, que también es llamada ciudad-museo, se han conservado hasta nuestros días palacios de antiguas familias nobles, y en sus iglesias y en los mercados de nuevo se nos presenta la  abundancia del talento con el que sus artistas durante siglos han provocado la alegría de historiadores y de los visitantes de la ciudad y que han sido el orgullo de sus anfitriones. La ciudad actual de Trogir vive con el ritmo de una ciudad turística moderna y es el destino favorito de viajeros y navegantes a los que inspira con sus siglos de belleza pétrea, en el corazón del Adriático.

Split

Es difícil decir qué causa mayor  impresión a los actuales visitantes de la ciudad: el casco histórico o la  manera de vivir de sus habitantes. Porque la alegría de vivir al aire libre es el estilo de vida de los habitantes de Split: bebiendo café en la Riva, que sería como el cuarto de estar de sus habitantes, o a la sombra dentro  de las murallas de piedra del Palacio de Diocleciano, que ofrecen frescura en los días de bochorno. Split con  gusto pone a disposición de sus visitantes todas sus bellezas. La ciudad creció alrededor de la casa de descanso del emperador romano Diocleciano, quien nació cerca de allí en el año 245 d.C. Se retiró en el año 305 al palacio que había construido en Split y fue sepultado allí en el 313. Actualmente dentro del recinto de lo que fue el Palacio de Diocleciano se puede admirar una bellísima mezcla de edificios de todos los estilos que hacen de esta ciudad un lugar único e inolvidable.

Dubrovnik

Dubrovnik, una ciudad puramente mediterránea con trazos bizantinos y sabor eslavo, considerada como una de las urbes amuralladas más hermosas del mundo. Faltan calificativos para describir la bella “perla del Adriático”, la legendaria ciudad dálmata de Dubrovnik, de la cual el escritor irlandés y premio nobel de Literatura, Bernard Shaw, llegó a decir de ella “todos los que busquen el paraíso terrenal que la vengan a visitar”. Dubrovnik está considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1979. La ciudad amurallada cuenta con una vasta y densa historia. Tanto es así que llegó a constituirse como la República de Ragusa en el siglo XIV compitiendo con la boyante República de Venecia. Codiciada por bizantinos, turcos y árabes, Ragusa tenía su propia flota de guerra para defenderse pero al cabo de los siglos acabó claudicando en 1808 ante el acoso de las tropas napoleónicas que abolieron la república. Posteriormente, en 1815 pasó a ser una provincia del imperio Austro-húngaro, pasando a pertenecer tras la I Guerra Mundial a Yugoslavia. En 1991 durante la guerra serbo-croata, Dubrovnik sufrió un asedio de seis largos meses por tierra, mar y aire del ejército serbio y quedó literalmente devastada, aunque sus murallas quedaron intactas.

Parque Nacional de Plitvice

Plitvice podría ser conocido como el Paraíso de los Aguas, ya que cuenta con 16 pequeños lagos, además de múltiples cascadas y arroyos. Declarado Parque Natural por las autoridades de la antigua Yugoslavia en 1949, los Lagos de Plitvice han recibido el reconocimiento de la UNESCO como reserva natural desde 1979. El parque de Plitvice cuenta con 30.000 hectáreas de naturaleza impoluta. Si elegimos visitarlo entre semana y a primera hora cuando la “población” de turistas es menor, la contemplación  de la mayor cascada del parque, de76 metros de caída libre, o los bosques de hayas producirá un efecto de paz que difícilmente nos podrá llegar con turistas alterando el silencio. Plitvice es sobre todo hayas (un 75%), bastante abeto y poco pino. Además, sapos amarillos,  un puñado de linces, ciervos y cárabos, todos ellos escondidos de los peatones de Plitvice. En los paneles de entrada al parque de Plitvice la palabra más frecuente es travertino. Se refiere a ese milagro que convierte el musgo en roca conforme el agua va depositando cal y cal. Los 16 lagos resultantes están bautizados según los ahogados que las leyendas cuentan bajo sus aguas. Uno es el lago del Gitano; otro, el de la Abuela; también está el del Pastor Mile, y más cerca, el más grande de todos, el de las Cabras. Tiene 2,5 kilómetros de largo, una distancia más que razonable para hundir el optimismo de 30 cabras que confiaron demasiado en la fortaleza del hielo al huir de los lobos. Con mayor prudencia, hoy es posible cruzarlo en barca. Bajo estas pozas hay además joyas como el curioso cangrejo de río astacus, que utiliza el material calcáreo para revestir su caparazón haciéndose cada vez más de piedra. Y el proteo, una insólita salamandra que sólo habita por estas cuevas, sin ojos y sin pigmentación alguna, toda de color carne, como Dios la trajo al mundo. Plitvice fue, según la cartografía antigua, “el jardín del diablo”. Hoy ha recuperado su esplendor de edén, a pesar de haberse convertido en otro infierno durante la guerra, cuando guerrilleros serbios secuestraron el parque y amenazaron incluso con volar sus lagos. Por fortuna, la sangre no llegó al río. El rojo nunca ha sido un color dominante en la amplia paleta que muestran las aguas de Plitvice. El color de estos lagos puede ir desde el gris espejo de estanque finlandés hasta los transparentes turquesas de playa caribeña. El agua cambia de color de hora en hora y de orilla a orilla. Todo depende de mil factores, como la cantidad de minerales y organismos de las profundidades, las lluvias, el musgo o el ángulo de la luz.

Peninsula de Istria

El mar azul, la piedra blanca y el territorio interior verde son los colores de Istría, la mayor península croata. El interior verde de Istría es un contraste  total entre el litoral azul y las ciudades acrópolis que, entre el sueño y la realidad, dibujan la estrecha línea que divide la realidad de la quimera. Y crean así su propio cuento… Esta península caracterizada por su forma de corazón, profundamente inmersa en el azul y transparente mar Adriático, es un oculto vergel de bellezas, que abre sus puertas a la cálida y soleada región del Mediterráneo. Abra, sin pensarlo dos veces, esas puertas y sus vacaciones de ensueño se harán realidad. Esta acogedora tierra multicultural recoge felizmente, en un pequeño espacio, una gran heterogeneidad. Y mientras, con su mar cristalino, con limpios puertos y costas, con sus alegres barcas de pesca y con sus callejuelas calentadas por el sol, nos habla con el verdadero encanto del Mediterráneo. Conserva pintorescas ciudades medievales esparcidas por las colinas del interior de la península. Y respira con la paz y la serenidad de las regiones continentales que irresistiblemente nos hacen recordar las partes más hermosas de Toscana o Provenza.

Isla de Hvar

Croacia tiene 1.185 islas, de las cuales sólo 60 están habitadas. Una de estas es Hvar, la más larga de Dalmacia y uno de los balnearios top del momento. Se ubica frente a la ciudad de Split, la segunda ciudad del país, después de Zagreb. Todos los veranos, este tranquilo poblado de cuatro mil habitantes se transforma con la invasión masiva de turistas croatas y extranjeros. Un dato para tener en cuenta: goza de 2.726 horas de sol al año, todo un récord en la zona. La historia de Hvar se remonta a miles de años. Hallazgos de vasijas pintadas en las cuevas de Grapceva y Pokrivenik testimonian la presencia de los primeros habitantes en el Neolítico. En la isla hubo asentamientos de ilirios, griegos y romanos, y su época de esplendor fue en la Edad Media. Hvar se enorgullece de haber sido cuna durante el Renacimiento de destacados literatos como Petar Hektorovic y Hanibal Lucic. También fue lugar de inspiración de renombrados artistas venecianos como Tintoretto, Veronese y Bellini. Aprecie sus obras en diversas iglesias. La isla tiene varios pueblos: Stari Grad, Jelsa y Vrboska, entre otros. Pero acá nos enfocaremos en el más visitado y entretenido, y que lleva el mismo nombre de la isla: Hvar. Durante el día el escenario es romántico e idílico. El centro neurálgico es su plaza, Sveti Stjepan (San Esteban). En los alrededores se aprecia su rica arquitectura barroca y renacentista. Tanto de día como de noche es el epicentro, y sus restaurantes y cafés son un punto de reunión. En la plaza está la Catedral, dedicada a Sv. Stjepan (patrón de la diócesis de la ciudad). Muy cerca también se ubica uno de los teatros comunales más antiguos de Europa, fundado en 1612 y construido sobre el Arsenal. Visítelo, se sorprenderá con su excelente estado y su pequeño escenario. Destacan las imponentes fachadas de estilo gótico y renacentista, el reloj y su amplia terraza veneciana con hermosa vista al puerto. Otro sitio de interés es el Monasterio Franciscano (1461, cuyo completo museo atesora una valiosa colección de antiguos artistas. Hvar es para caminarla y recorrerla por todos sus rincones y pasillos empedrados.  Se impregnará de las tradiciones típicamente croatas fusionadas con la vida actual. Introdúzcase sin rumbo en sus callejuelas, porque en su caminata irá descubriendo tabernas, cafés, tiendas de suvenires y las exquisitas pekarnas (panaderías). No se pierda una visita al Fortica Spanjola, el gran fuerte ubicado en la cima de una colina. Fue construido en el siglo 16 para defender la isla de sus invasores. Su imponente arquitectura de  enormes murallas de piedra y cañones apunta al mar y posee un museo con ánforas y vestigios de hundimientos de barcos en la región. No olvide su cámara fotográfica, porque aquí podrá tener la mejor panorámica. Le recomendamos ir al atardecer, cuando el terracota de las tejas de las casas se ve aún más intenso. Hvar también es elegida por sus playas. Lo habitual es usar una colchoneta porque la mayoría son de piedrecillas, no de arena. La temperatura promedio del agua es de unos agradables 24º C en el verano.  Otras imperdibles son las islas Pakleni, ubicadas frente al poblado de Hvar y a las que se llega en pocos minutos utilizando un taxi bote. Una de las islas es Jerolim, nudista, pero abierta también a los que prefieran ir un poco más vestidos. Sus aguas claras y un bar lounge con buena música son su buen gancho. Palmizana es conocida por su linda bahía, marina, playa de arena, exuberante vegetación y variedad de  restaurantes. También es recomendable para los amantes del buceo.

Isla de Korcula

Korcula, ciudad natal de Marco Polo, establecida sobre los cimientos de una colonia griega, es la sede histórica y turística de la mayor de las islas del área de Dubrovnik. Se singulariza por su entramado de calles en forma de pescado y sus conservadas construcciones gótico-renacentistas. Entre ellas se distingue la catedral de San Marcos, por sus ricos interiores, en los que se guardan las obras de grandes pintores italianos. Los habitantes cuidan sus tradiciones en manifestaciones como los Juegos caballerescos medievales Moreška, que se desarrolla por las calles de la ciudad. Su saludable cocina mediterránea es un reto para el paladar de los más exigentes comensales. Los vinos locales de Korcula: Grk, Pošip, Plavac y Rukatac se adhieren perfectamente a los obsequios marinos (moluscos, pescado, marisco) y a la sabrosa repostería (cukarin, dubrovacka rozata y klašun). Próximo a la ciudad de Korcula se encuentra un archipiélago de una veintena de islotes de paisajes de frondosa vegetación y una costa al alcance. Entre estos se encuentra Badija, islote un poco más grande con playas de gravilla y un precioso monasterio franciscano.

Programas

  • Dubrovnick

    Magnifica Croacia

    9 días por Zagreb, Ljubljana , Región de Opatija, Zadar, Split y Dubrovnik

    9 días desde

    Consultar precio

    VER
  • CROACIA II

    Descubriendo Croacia

    8 días por Zagreb,Opatija, Sibenik y Cavtat

    8 días desde

    Consultar precio

    VER
preload_programas

Algunas recomendaciones interesantes

DOCUMENTACIÓN

Los Ciudadanos de la Unión Europea sólo necesitan el DNI o Pasaporte en vigor para viajar a Grecia. No necesitan ningún tipo de visado.

VACUNAS

No existen vacunas obligatorias para las zonas incluidas en nuestros itinerarios para viajeros con vuelos procedentes de la Unión Europea.

IDIOMA

El idioma oficial es el croata, aunque el alemán y el italiano, junto al serbio y el húngaro, son utilizados en algunas zonas. La religión mayoritaria es el catolicismo, con una presencia importante de ortodoxos y, algo menos, de musulmanes.

CLIMA

Similar al mediterráneo español en la costa croata y algo más frío que el clima continental español en el interior.

MONEDA

La moneda de Croacia es la Kuna emitida por el Banco Nacional Croata ( Hrvatska Narodna Banka ). La unidad monetaria del Kuna se subdivide en lipas 1 kuna (HRK) = 100 lipas. Exitiendo billetes de 1.000, 500, 200, 100, 50, 20, 10 e 5 kunas, y monedas de 5, 2 y 1 kuna, y 50, 20, 10, 5, 2 y 1 lipa. Desde el año 2004 tiene un cambio fijo con respecto al euro : 1 EUR = 7,4 HRK. Se puede cambiar en bancos, oficinas de cambio, oficinas de correos, algunas agencias de viajes, hoteles y camping.

ES CONVENIENTE LLEVAR

Les invitamos a preparar bien las maletas; recomendamos  llevar solamente lo que vayan a usar.  Es recomendable llevar una sola maleta por persona y un bolso de mano.   Es aconsejable llevar ropa y calzado cómodo. Vestimenta casual para las visitas.  No existe convenio con la Sanidad española, por lo que la asistencia médica no sería gratuita, se recomienda llevar tarjeta sanitaria europea y un seguro de viaje, sino tendremos que pagar en destino.

PROPINAS

Se espera que si el servicio ha sido satisfactorio, se deje una propina de un 10% aproximadamente de la cuenta total, si es que no está ya incluida. La costumbre es dársela al camarero o la persona que nos esté atendiendo directamente, y no dejarlo encima de la mesa.

CORRIENTE ELÉCTRICA

La corriente eléctrica es de 220 V a 50 Hz., como en Europa. Se usan tomas de corriente de dos entradas.